© 2022 Michigan State University Board of Trustees
Public Media from Michigan State University
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Blogs

Hijos De Trabajadores Agricolas Enfrentan Dificultades De Vivienda Cuando MSU Movio Clases En Linea

microsoftteams-image__1__0.png
TAYLOR HAELTERMAN
/
WKAR-MSU
Rotulo en el campus de MSU pidiendo que las personas utilizen mascaras.

Kiara Zarate se encontraba a 13 horas de su casa cuando recibio un email informandole que el semestre del otoño de MSU iba a ser en linea. Usando el ultimo del dinero de sus padres, ella continuo manejando a East Lansing sin planes de vivienda concretos. 

Available here in English | Children Of Migrant Workers Face Housing Challenges After MSU Goes Remote

A mediados de agosto, Kiara Zarate se encontraba en un parada descanso en Arkansas, a 13 horas de su casa, cuando ella abrió un correo electrónico del Presidente de la Michigan State University, Samuel Stanley Jr. La universidad estaba anunciando que debido a preocupaciones de seguridad sobre la propagación de COVID-19, la mayoría de las clases de bachillerato serían virtuales y la mayoría de las viviendas en el campus estarían cerradas.

“Me dio mucho miedo y pánico porque primero estaba manejando sola a través del país y ahora tenía que hacer un cambio rápido de planes porque yo tenía planeado vivir en los dormitorios en Michigan State”, dijo ella. 

En ese entonces Zarate no pudo ponerse en contacto con sus padres. 

“Mis papás estaban trabajando, ellos trabajan en Wisconsin porque son trabajadores agrícolas y trabajan turnos de 15 horas” explicó ella. “Entonces yo no podía hablar con ellos, no podía ni llamarles”. 

Ella estaba sola para decidir si debía seguir conduciendo hasta Michigan o regresar a su casa. 

“Llegar aquí sin tener donde quedarme se sentía muy mal y muy feo”, dijo Zarate. “Entonces decidí continuar manejando solo porque mis papás habían usado el último de su dinero para ayudarme a llegar aca”. 

Zarate es parte del programa conocido como MSU College Assistance Migrant Program, o CAMP, un programa que apoya a los hijos de trabajadores agrícolas en la universidad. Elias Lopez, Director Asociado del programa dijo que con el cierre de la universidad algunas de las dificultades más grandes a las que los estudiantes del programa se enfrentan son el estrés financiero y responsabilidades familiares adicionales. 

“¿Tienen una conexión a internet confiable? Tienen ellos acceso a una vivienda segura?” compartio el. “Si ellos tienen vivienda segura, tienen vivienda con espacios para que ellos se puedan enfocar y estudiar?”

Ese era el caso de Alondra Torres. Ella es una estudiante cursando su tercer año que también participa en el programa CAMP, el cual le asiste con un aporte económico. Torres firmó un arrendamiento en East Lansing para el semestre en otoño antes de la pandemia. Ella dice que quedarse en la casa de su familia en Florida hubiera significado manejar el aprendizaje virtual mientras tener que cuidar de sus padres ancianos. 

“Yo tengo que mantener todo seguro y mis papas no pueden salir porque ellos son mayores entonces usualmente yo soy la que sale de la casa para hacer las compras del supermercado o cualquier otras necesidades que ellos tengan”, dijo ella. 

Aunque las opciones de viviendas son limitadas para los dos estudiantes, oficiales de la universidad dicen estar comprometidos a proveer opciones de vivienda en el campus para los que la necesitan. Pero ellos solo pueden acomodar menos de 2000 estudiantes. De acuerdo a Lopez, los estudiantes del programa están recibiendo prioridad  para la vivienda en el campus.  

“Michigan State University quiere quiere poner a disposición sus espacios residenciales para los estudiantes que más lo necesitan y, por lo tanto, nuestros estudiantes definitivamente cumplirán con ese requisito”, explicó el. 

Este semestre 3 estudiantes del programa CAMP están viviendo en el campus. En un semestre normal, el 80% de los casi 300 estudiantes del programa viven en las residencias del campus. 

Después de haberse quedado con amigos por varias semanas, Zarate firmó un arrendamiento a corto plazo con su primo en un apartamento en East Lansing. Ella está aprendiendo a manejar los cursos universitarios mientras vive por una pandemia. 

En cuanto a Torres, ella cumplió con el contrato de arrendamiento que firmó a principios de este año, pero está teniendo dificultades para pagar el alquiler. Dijo que le está costando encontrar un trabajo que se ajuste a su horario escolar.

 
 

Related Content
News from WKAR will never be behind a paywall. Ever. We need your help to keep our coverage free for everyone. Please consider supporting the news you rely on with a donation today. You can support our journalism for as little as $5. Every contribution, no matter the size, propels our vital coverage. Thank you.