© 2024 Michigan State University Board of Trustees
Public Media from Michigan State University
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

4 conclusiones del primer debate presidencial

FILE - This combo image shows President Joe Biden, left, Jan. 5, 2024, and Republican presidential candidate former President Donald Trump, right, Jan. 19, 2024. (AP Photo, File)
AP
/
AP
FILE - This combo image shows President Joe Biden, left, Jan. 5, 2024, and Republican presidential candidate former President Donald Trump, right, Jan. 19, 2024. (AP Photo, File)

Esta nota ha sido traducida por Clay Oppenhuizen. This article has been translated by Clay Oppenhuizen. Read the English version here.

Si algunas personas que escuchaban la radio en 1960 pensaban que Richard Nixon ganó el debate presidencial con John F. Kennedy, entonces tal vez las personas que leyeran la transcripción del enfrentamiento del jueves por la noche pensarían que ganó el presidente Biden.

Tal vez.

Pero las elecciones no se ganan con las transcripciones. La realidad es que, sea justo o no, los debates a menudo giran en torno a la óptica: cómo se presentan los candidatos, defienden sus antecedentes y evitan los ataques.

Y es por eso que tantos demócratas están haciendo sonar las alarmas de incendio después del primer debate presidencial de las elecciones generales de 2024. La campaña de Biden dijo que el presidente estaba resfriado para explicar por qué sonaba tan ronco y débil. Pero los tropiezos de Biden desde el principio influyeron en su mayor vulnerabilidad: su edad y si el hombre de 81 años está a la altura del desafío de afrontar cuatro años más en el cargo.

Trump también tuvo problemas, ya que continuó difundiendo falsedades y sumergiéndose en el tipo de agravios conspirativos que han desanimado a muchos votantes.

No ha cambiado mucho la dinámica de esta carrera; ¿Hará alguna diferencia algo de lo que pasó el jueves por la noche?

Aquí hay cuatro conclusiones del primer debate Biden-Trump de esta campaña:

1. En primer lugar, hablemos del elefante en la sala: los demócratas deben preguntarse si estarían mejor con otra persona como candidato.

Ninguno de los candidatos es el candidato oficial todavía. Las convenciones políticas nacionales no se han celebrado, pero es casi imposible que los demócratas reemplacen a Biden.

Aún así, dado que logró el tipo de desempeño que los demócratas temían, los líderes del partido, los estrategas y muchos votantes, francamente, tuvieron que preguntarse durante este debate cómo sería si alguno de un puñado de demócratas más estuviera en ese escenario.

Biden se fortaleció un poco a medida que avanzaba el debate, especialmente en política exterior. Tenía algunas frases ingeniosas, como llamar a Trump “quejica” cuando Trump no decía definitivamente que aceptaría los resultados de las elecciones de 2024. Pero Biden a menudo no fue capaz de mostrar vigor o transmitir consistentemente lo que quería decir. Simplemente no podía asestar el tipo de golpes de guerrero feliz con esa sonrisa con dientes que el público ha visto de Biden en años pasados.

“A veces las cosas no funcionan”, envió un mensaje de texto a mitad del debate un estratega demócrata cuando se le pidió su reacción.

2. Si la forma en que sonó Biden no fuera lo suficientemente mala, las imágenes podrían haber sido igualmente malas.

Una regla importante para los candidatos (y moderadores) en los debates es ser conscientes de cómo se ven las cosas, de cómo se ve uno, de lo que la gente ve en casa. Y lo que la gente vio (y esto era predecible) fue una pantalla dividida.

Biden no pudo utilizar eso en su beneficio en absoluto, incluso cuando Trump repartió falsedad tras falsedad. En cambio, parecía genuinamente sorprendido y confundido, lo cual nunca es una buena apariencia.

Puede que a Trump y su base no les importe la comedia nocturna, pero los monólogos de esta semana van a doler a los votantes demócratas.

3. El formato (y la no intervención de los moderadores) benefició a Trump.

El silenciamiento de los candidatos probablemente tenía como objetivo calmar el debate y no permitir que Trump pisoteara a los moderadores o a su oponente. Pero tuvo el efecto de hacer que Trump pareciera más tranquilo de lo habitual.

Trump empleó rondas de jujitsu verbal, en las que hizo retroceder sus propias vulnerabilidades y las dirigió hacia Biden. Incluso en un momento dado, durante un extraño intercambio sobre handicaps en el golf, pudo decir: “No actuemos como niños”.

La moderación, o la falta de ella, también permitió a Trump difundir falsedades e hipérboles sin ser interrumpido ni corregido. CNN indicó antes del debate que los moderadores no iban a desempeñar un papel importante en la verificación de los candidatos, y estuvieron a la altura.

Básicamente, se lo dejaron a los candidatos, y como Biden no pudo cumplir en tiempo real y los moderadores se negaron a hacerlo, la audiencia se quedó con una ensaladera llena de huevos podridos y lechuga mohosa que pasaban por hechos.

Verificación de hechos: ¿Qué afirmaron Biden y Trump sobre la inmigración en el debate?

4. Es posible que este debate no cambie mucho la situación, si es que lo hace.

A pesar de las luchas de Biden, que comprensiblemente acapararán los titulares, Trump también tuvo algunos momentos difíciles, especialmente en la segunda mitad del debate.

Además de difundir innumerables falsedades, hizo poco para defender de manera creíble su conducta durante y antes del asedio al Capitolio del 6 de enero; utilizó el tipo de lenguaje hiperbólico y vituperador que durante mucho tiempo ha desanimado a los votantes indecisos; y mostró por qué muchos están preocupados por algunas de sus posiciones sobre estos temas, especialmente sobre el aborto y cómo Estados Unidos debería estar representado en el escenario mundial.

Entonces, a pesar de las deficiencias de Biden, es probable que millones todavía voten por Biden, porque él no es Trump.

La conclusión es: los estadounidenses han dicho que no están contentos con sus elecciones y, en este momento (el momento más importante de la campaña presidencial de 2024 hasta el momento), quedó claro por qué.

Copyright 2024 NPR

Domenico Montanaro is NPR's senior political editor/correspondent. Based in Washington, D.C., his work appears on air and online delivering analysis of the political climate in Washington and campaigns. He also helps edit political coverage.
Journalism at this station is made possible by donors who value local reporting. Donate today to keep stories like this one coming. It is thanks to your generosity that we can keep this content free and accessible for everyone. Thanks!