© 2024 Michigan State University Board of Trustees
Public Media from Michigan State University
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Reportajes locales y estatales en español de WKAR.

Las tribus Anishinaabe trabajan para salvar un pez importante

Recently hatched whitefish, no bigger than a grain of wild rice, are being raised in a tank. The Little Traverse Bay Bands of Odawa Indian's hatchery is raising whitefish in an effort to see if stocking the fish is viable.
Lester Graham / Michigan Radio
/
Michigan Radio
Recently hatched whitefish, no bigger than a grain of wild rice, are being raised in a tank. The Little Traverse Bay Bands of Odawa Indian's hatchery is raising whitefish in an effort to see if stocking the fish is viable.

Esta nota ha sido traducida por Clay Oppenhuizen. This article has been translated by Clay Oppenhuizen. Read the English version here.

Los pescadores comerciales están capturando menos pescado blanco en partes de los Grandes Lagos, y la gente de Anishinaabe está tratando de averiguar por qué. Little Traverse Bay Bands of Odawa Indians está investigando las bajas tasas de reproducción de los peces.

El pescado blanco de los Grandes Lagos es bastante popular. Ya sea pescado blanco ahumado para untar o pescado hervido a la antigua, es una especie de tradición para algunas personas. Pero el pescado blanco ha sido importante para los nativos americanos durante mucho, mucho tiempo.

“Ha sido un alimento básico esencial durante generaciones, durante miles de años”, dijo Kevin Donner, gerente de pesca de los Grandes Lagos para Little Traverse Bay Bands of Odawa Indians.

“Hay historias de creación que involucran al pescado blanco. Hay un clan que involucra al pescado blanco. Así que esta es una parte bastante integral de la cultura Odawa, Ojibwe, Anishinaabe”, dijo Donner.

Según Michigan Sea Grant, los primeros nativos americanos conservaban el pescado ahumándolo. También harían un polvo de pescado blanco de los Grandes Lagos ahumado para usar en guisos, sopas y pasteles de pescado; también mezclaban el polvo con arándanos frescos.

“En tiempos modernos, contemporáneos, más recientemente, ha sido el elemento vital de la pesca tribal, comercial y de subsistencia en esta región y en otras a lo largo de los Grandes Lagos”, agregó Donner.

Pero en gran parte de los Grandes Lagos, el pescado blanco ha estado luchando. Las tasas de reproducción han disminuido. El equipo del criadero de peces de Odawa está tratando de saber por qué.

“Hay tanto que no sabemos”, dijo Kris Dey. Él maneja el criadero.

“Sabemos que les está yendo bastante bien en Green Bay y la investigación sugiere que la mayor parte del reclutamiento que ocurre en Green Bay en realidad proviene del río. Y entonces estamos tratando de ponerlo en marcha de nuevo. Ya sabes, sucedió hace 120 años aquí. Estamos tratando de hacer que funcione de este lado del lago”, dijo Dey.

Por “reclutamiento”, Dey se refiere a la reproducción anual de los peces.

La reproducción en Green Bay es buena porque algunos de sus ríos fluyen libremente por millas río arriba antes de que una presa detenga a los peces. El lado de Michigan del lago Michigan tiene un problema. Muchos de los ríos no fluyen tan libremente y el pescado blanco ha dejado, en su mayor parte, de desovar en ellos.

En el criadero, se concentran en criar peces a partir de huevos. En un tanque nadan peces recién nacidos no mucho más grandes que un grano de arroz salvaje.

Como suele ser el caso en los peces criados en criaderos, los peces blancos tienen algunas deformidades.

Kelsi Wygant está trabajando con un investigador de la Universidad de Maine para ver si podría ser la comida. Tal vez falta un nutriente esencial o algún otro problema.

“Entonces, veremos si la comida que les hemos estado dando, si sus cuerpos están configurados para poder digerir eso bien o si necesitamos encontrar algo nuevo que sea más adecuado para su digestión y demás. ”

Esa investigación es solo el comienzo. La tribu Odawa está analizando otros problemas, como posibles infecciones bacterianas en los huevos, si sacar los peces de los tanques de criadero estériles y llevarlos a los ríos podría ayudar.

Pero incluso en la naturaleza, el pescado blanco es desafiado. El cambio climático está afectando a los Grandes Lagos de formas que amenazan la supervivencia de los huevos. El cambio climático también está afectando al fondo de la red alimentaria. Los mejillones quagga invasivos también están dañando la parte inferior de la red alimentaria. Y una fuente de alimento para el pescado blanco, un pequeño crustáceo llamado diporeia, casi ha desaparecido.

Investigadores de universidades de Michigan y otros estados están ayudando a las tribus anishinaabe a trabajar en el problema de la reproducción del pescado blanco. En total hay unos 17 proyectos de investigación en marcha.

Kris Dey dijo que eso incluye uno con Sault Ste. Marie Tribe of Chippewa Indians y Lake Superior whitefish.

“Estamos trabajando con Sault Tribe en este momento y estamos tomando los peces y poniéndolos en estanques de leucomas, básicamente. Eso es algo que hace diez años, creo que solo la gente en Finlandia lo estaba haciendo y parece haber funcionado bastante bien para ellos y, con suerte, esa podría ser una opción para la restauración”.

Existe una cierta urgencia porque, con la excepción de Green Bay en Wisconsin, el pescado blanco no se está reproduciendo lo suficiente como para mantener la población de peces a un nivel que pueda ser capturado comercialmente en el futuro. Eso no solo significa menos pescado blanco para los miembros tribales, sino también menos ingresos para las comunidades tribales. Muchos pescadores nativos americanos ya han dejado de pescar pescado blanco. No vale la pena el combustible para sacar los barcos.

Si bien las tribus están en contacto con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. y el Departamento de Recursos Naturales de Michigan y esos gobiernos están ayudando en algunos proyectos, Kevin Donner dijo que la mayor parte del trabajo ha sido realizado por las tribus Anishinaabe.

“Esperar a que un gobierno federal o un gobierno estatal decida dedicar la gran cantidad de recursos que se necesitarían para abordar este problema, simplemente… no tiene sentido”, dijo riéndose.

Agregó: “Esperamos que siga habiendo un creciente interés y recursos dedicados a esto. Pero mientras tanto, haremos lo que podamos para tratar de reducir este problema”.

Lester Graham reports for The Environment Report and previously hosted Stateside on Fridays. He has reported on public policy, politics, and issues regarding race and gender inequity. He was previously with The Environment Report at Michigan Radio from 1998-2010.
Journalism at this station is made possible by donors who value local reporting. Donate today to keep stories like this one coming. It is thanks to your generosity that we can keep this content free and accessible for everyone. Thanks!